Novedades
2 octubre, 2017 - 3:43 pm

“Mi mayor sueño siempre dije que es retirarme acá”.

De la casa, Maxi hizo todas las formativas en el Bohemio y guarda el más grande de los cariños al Club que lo vio crecer. Con una zurda envidiable y una magia distinta supo deleitar el paladar negro y blanco del Prado.

¿Qué recuerdos tenés de las formativas en Wanderers?

Muchísimos. Creo que es una parte importante de mi carrera que por suerte comencé acá y me fue muy bien.

¿Cuándo debutaste en primera y qué recuerdos tenés de ese partido?

Debuté en el 2009 frente a Peñarol en el Estadio. Fue un orgullo muy grande por las circunstancias. Fui muy feliz ese partido.

¿En qué posición te sentís más cómodo en la cancha?

Siempre me gustó jugar de enganche como lo hice acá en el club y es la posición que más me gusta.

¿La pierna zurda para hacer goles o para dar habilitaciones?

Siempre me gustó dejar solo al compañero con un pase, pero si sirve para las dos cosas bienvenido sea.

¿Llevás la cuenta de los goles que hiciste en Wanderers? ¿Cuál fue el mejor?

Sí, 27. El mejor fue contra Liverpool en su cancha que estábamos con nueve y ganamos 3 a 2.

¿El mejor recuerdo que tenés en el club?

Creo que el haber jugado acá ya es un lindo recuerdo, y volver a ver la cancha del Viera me trae muy buenos recuerdos.

¿El mejor jugador con el que compartiste cancha en el bohemio?

Paso el “Tony”, después mis compañeros de inferiores como “Maxi” Olivera, Guzmán y hasta con mi hermano que jugamos un poco juntos.

¿El mayor sueño en el club?

Mi mayor sueño siempre dije que es retirarme acá, obviamente que van a pasar un poco más de años pero espero que se me dé esa oportunidad.

¿Cuándo pensás que va a ser la vuelta?

Aún no lo sé porque todavía no estoy preparado para volver.

¿La mejor noticia que recibiste en Wanderers?

En este momento no me acuerdo pero creo que fue cuando me dijeron que iba a seguir un año más en el club, porque había tenido la posibilidad de irme y al final no estaba preparado para irme y quería seguir jugando acá.

¿El partido más difícil que jugaste?

Fue contra Danubio en el Viera porque íbamos primeros y justo me expulsaron por una jugada casual y eso me dolió por eso fue difícil.

¿Tu mejor festejo en el bohemio?

Todo, porque todo lo festejé como quería.

¿Qué significa Wanderers para vos?

Muchísimo porque fue el equipo que me inició en mi carrera profesional e hice todas las inferiores acá, por eso siempre digo que es mi casa.

¿Qué te dejó el club a lo largo de tu carrera?

Creo que la madurez que tengo ahora, las ganas de seguir progresando para poder volver. Eso es lo más importante.

Si te nombro a la hinchada de Wanderers, ¿qué tenés para decir?

Que siempre apoyó más allá de los resultados, porque en un momento estábamos mal y siempre vino la misma gente. Eso es lo importante, que más allá de los resultados los hinchas siempre acompañan.